Historias

Pensó que una mancha en sus pulmones era cancer pero era algo más sorprendente

Lo que más nos preocupa a los padres es la salud de nuestros hijos y la curiosidad de cuando están más pequeños de llevarse cualquier cosa a la boca.

Cuando los niños se encuentran en la etapa de crecimiento, por instinto suelen llevarse todo a la boca y algunos casos suelen tragarse cosas totalmente impasables.

En la mayoría de los casos el susto, solo dura algunos días, ya que siempre esperamos que estos expulsen el objeto que se comió, el detalle es cuando no lo expulsan  o cuando no sabemos si se ha tragado alguna cosa.

Los casos más extraños es cuando suelen introducir pequeños objetos por su nariz u oídos,  aquí sí, se requiere la atención médica, ya que, estos suele generar obstrucción en las vías y más si son respiratorias.

 

 

no era cancer era algo sorprendente 3

Un niño intranquilo hace 50 años atrás

Al parecer Paul Baxter de 50 años, cuando solo era un pequeño, solía ser un niño muy intranquilo y curioso, así que,  todo solía llevárselo a la boca.

Pero, para entender que tiene que ver Paúl Baxter, con las ocurrencias de los niños de tragarse objetos extraños, debes prestar atención a lo que le sucedió mucho tiempo después.

Paul a sus 47 años decidió  asistir al médico, porque tenía una tos incontrolable por más de un año y es cuando le dan la trágica noticia, que de acuerdo a la radiografía que le han practicado de sus pulmones, padecía de cáncer pulmonar o un tumor en uno de sus pulmones.

Esta noticia lo ha devastado totalmente, debido a que, durante casi toda su vida ha tenido el habito de fumar y esta era la posible causa por la cual estaba padeciendo de cáncer de pulmón.

no era cancer era algo sorprendente

Intervención sorpresiva.

Los médicos deciden practicarle una cirugía a Baxter, para intentar remover o extirpar el tumor que tenia uno de sus pulmones, pero estos se han conseguido con una sorpresa, ya que, lo que parecía un tumor pulmonar,  resulto siendo un juguete para niños.

Los médicos presumen que Paul Baxter cuando estaba pequeño, debió inhalar el pequeño juguete y sus vías respiratorias se adaptaron a este objeto extraño, ya que, están se encontraban en pleno desarrollo.

Pero las consecuencias  se han visto 40 años después, pero gracias a dios, todo ha sido un buen susto y bueno una causa mas, para dejar de fumar.

Si te Gusto el Articulo, Regalanos un Me Gusta

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons