Historias

Ocurre lo impensable A 10.000 metros de altura – luego un hombre de 1ª clase y se quita la máscara

Todo iba bien el vuelo Paris a Nueva York, pero de un momento el panorama ha cambiado drásticamente y mas para el pasajero Sij Hemal  de 27 años, ya que, ha tenido que utilizar sus conocimiento para terminar con el pánico.

Todo inicia cuando en pleno vuelo una azafata entra a la sección de 1ra clase solicitando a un médico, debido a que, una de las pasajeras se aqueja de un fuerte dolor abdominal muy fuerte.

Sin pensarlo dos veces Sij Hemal se pone a la orden, ya que, posee conocimiento médicos, pero en urología, dispuesto a prestarle ayuda a Toyin Ogundipe, de 41 años de Nigeria, la pasajera que se quejaba constantemente de los dolores ,se traslada rápidamente hacia la sección de clase económica.

 

flygplan3

Diagnostico inesperado.

Este médico urólogo, comienza a revisar a la mujer, la cual no paraba de gritar a consecuencia de los fuertes dolores, rápidamente Hemal  piensa que puede ser un cólico o inflamación del colon, ya que, el dolor provenía del abdomen.

Para sorpresa del urólogo, la mujer le indica que se encuentra en estado, es decir embarazada y este ya se encuentra muy avanzado.

flygplan4

Para aumentar el pánico, las azafatas y los copilotos indican que  no pueden realizar un aterrizaje de emergencia, debido a que, se encuentran a  10.000 metros de altura arriba de la costa de Groenlandia y el aeropuerto más cercano se encontraba en sentido contrario a dos horas de vuelo.

El pánico solo empieza, ya que, además de recibir la noticia, de que es imposible aterrizar de emergencia, la mujer comienza en labores de parto, algo completamente nuevo para el urólogo  Sij Hemal, que aunque tenía conocimientos de medicina, nuca había asistido un parto.

flygplan1

Enfrentando al pánico

El urólogo Sij Hemal, decide tomar carates en el asunto, ya que, recuerda El Juramento Hipocrático, por lo tanto decide hacer todo lo posible por atender y recibir a la criatura sana y salva, así que, ya no sería un urólogo, sino una matrona.

flygplan2

Una vez aterrizado el avión, la madre  y el recién nacido, son trasladados al hospital más cercano, para asegurarse del estado de salud del niño.

Gracias a dios, todo salió bien el pequeño ha venido al mundo   sano y a salvo en un avión, quien sabe a lo mejor quiera ser piloto  o un medico cuando sea grande.

 

Qué suerte que todo salió bien y un aplauso gigante para Sij Hemal que ayudó e hizo un trabajo fantástico. Si quieres puedes compartir el artículo en Facebook para que más gente vea esta linda historia.  

Si te Gusto el Articulo, Regalanos un Me Gusta

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons