Curiosidades

Después de vomitar su padre descubrió algo escalofriante y llamó a la policía inmediatamente

Aunque generalmente vemos a los niños como criaturas indefensas ¿alguna vez te has puesto a pensar hasta dónde puede llegar su crueldad? Sí, escuchaste bien, pero si no me crees, espérate a conocer la siguiente historia que sin lugar a duda conmovió al mundo entero.

Liu Xinze es un pequeño niño de 10 años de edad, quien vivió en carne propia las burlas y violencia de sus compañeros de clase. Una tarde como cualquier otra Liu se encontraba a punto de terminar su cena cuando de repente comenzó a sufrir un fuerte dolor de estómago que no solo lo hizo retorcerse del dolor, sino que terminó haciéndolo vomitar imparablemente.

Aunque al inicio sus padres creyeron que se trataba de un dolor como cualquier otro, cuando su padre se dio cuenta de lo que su hijo vomitaba supo que las cosas no iban bien, pues entre el vomito se podían apreciar claramente pedazos de una sustancia negra bastante anormal, por lo que de inmediato llamó a la policía y a una ambulancia.

Cuando los paramédicos llegaron trasladaron de inmediato al pequeño al hospital, pues el dolor en lugar de parar parecía ir en aumento cada vez más. Luego de practicarle un lavado estomacal de más de 4 horas, los doctores se percataron que esa extraña sustancia negra no era otra cosa que grafito, material con el que está hecha la punta de los lápices.

PUEDES: VER EL VÍDEO AQUÍ 

Cuando el pequeño logró recuperarse, sus padres y doctores le preguntaron la razón por la que se había comido la punta de sus lápices, llevándose con la sorpresa de que el niño había sido obligado por sus compañeros a hacerlo por medio de amenazas y golpes, sin embargo, por la edad de los niños, las autoridades no pudieron hacer nada.

Si te Gusto el Articulo, Regalanos un Me Gusta

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons